Duelos

Por María Delfina Casali 
Ilustración por María Casali

El jueves 27 de abril se encontraron en la casa del principal sospechoso por el crimen de Araceli Fulles restos de un cuerpo de mujer. El final más triste pero lamentablemente no inesperado, se confirmó el día siguiente al mediodía: el cuerpo era el de Araceli.

Ese mismo día por la mañana, el Gobierno decretó un duelo nacional… no por Araceli ni por ninguna de las 28 pibas que murieron en lo que va del mes de abril, sino por la muerte de un policía. ¿Por qué, tristemente, no me sorprende que para los que nos gobiernan haya muertes que tienen que dolernos más que otras? ¿Será porque es este mismo Gobierno el que redujo en 67 millones de pesos el presupuesto asignado por el Congreso al Consejo Nacional de las Mujeres (CNM) y al Plan Nacional de Acción para la Prevención, Asistencia y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres? En medio de todo esto, se conoció que asuntos Internos de la Policía Bonaerense desplazó de la investigación por el caso de Araceli, a 3 policías: uno de ellos es hermano de 2 detenidos. El desplazamiento se debe a la ineptitud en los rastrillajes (recordemos que a Araceli se la buscaba ya hacía 28 días) y a la posible filtración de información que permitió la huida del supuesto asesino. La policía es cómplice. El Estado también. Entonces, reflexiono una vez más y entiendo que para quienes nos gobiernan, hay duelos y duelos, hay muertes y muertes… Hay vidas que valen más que otras y las de las mujeres, realmente no importan.

Mientras los mismos mala leche de siempre salen a dibujar moralismo en redes sociales, mientras los machistas y misóginos se llenan la boca argumentando que si la pollera, la hora o el lugar, mientras los medios de comunicación desinforman y el periodismo berreta aparece sólo para regocijarse con el morbo, mientras la policía corrupta está vinculada a redes de trata y encubre a los violadores y asesinos, mientras el estado totalmente ausente se cruza de brazos a mirar cómo nos asesinan, mientras tanto, cada 18 hs hay una piba que no vuelve a su casa. Hay muchas Aracelis que le dijeron a su mamá que pusiera la pava porque estaban en camino, y no llegaron nunca más. Mientras nuestro gobierno decreta duelos y llora por la muerte de uno, nosotras lloramos porque nos mataron a miles.

María Delfina Casali

Ni una menos - Circunstancia Duelos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s