Soy sólo mía

Por María Delfina Casali

Todas las veces que volví a casa
siendo un poco menos yo
porque aunque no dijiste nada
me miraste sabiéndome tuya,
porque me hiciste sentir
que realmente era tuya.

Todas las veces que corrí a casa
todas las veces que temí lo peor
porque escuché tus pasos atrás mío
y le recé a algo
a alguien
que por favor no me hicieras nada.

Todas las veces
que dejé de ponerme lo que me gustaba
para no ser puta
para que no me miraras
para que no me chiflaras
para que no me dijeras nada
para que no me vieras.

Todas las veces
que aprovechaste el tumulto de gente
para tocarme en el transporte público
como para recordarme
que mi cuerpo es una cosa
y que es tuyo.

Todas las veces
que tuve que gritar
por las que ya no están
y porque las que estamos
queremos seguir estando.

Todas las veces que dejé de lado
lo que realmente tenía ganas de hacer
para cuidarme de vos.

Todas las veces que me contuve las lágrimas
y las palabras
porque si te respondía,
quizás se te ocurría hacerme algo peor
y encima la culpa iba a ser mía
por andar “sola”
por caminar de noche
por mi ropa
por responderte
por doblar la apuesta
por ser mujer.

Todas las veces que prendí el televisor
y vi la foto de alguna
que podría haber sido
mi mamá
mi hermana
mi amiga
o yo
y sólo me quedó agradecer al azar
al destino
o a lo que sea
estar viva,
aunque sea un día más.

Todas,
(y tantas más que ya no sé escribir,
porque ya me duele tanto escribir)
todas esas veces me mataste
corrompiste mi libertad
me hiciste creer que era tuya
aturdiste mi ser
me golpeaste en la moral
ahí, bien adentro
me robaste la plenitud
me hiciste de a poquito
ser menos yo
para ser de a poquito
un poco más como querías vos:

una cosita
apagada
callada
y llena de miedo.

Y hoy te escribo desde este miedo
del que me estoy queriendo soltar;
este miedo que no es tan mío
sino tuyo
a mi libertad.

Te escribo y te grito
lo más fuerte que puedo
que estoy harta
que quiero ser la que quiera
sin miedo a que me mates
que quiero ser libre
que no soy una cosa
que no soy tuya
que no soy de nadie
que soy sólo mía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s