Mi cuerpo, mi territorio

Por María Delfina Casali
Fotografía: Eloísa Molina

“¡Alerta!”, se escuchó. El grito estalló sobre toda la ciudad. “¡Alerta!”, respondieron mujeres agrupadas. Sus voces retumbaron por todos los cuerpos presentes. “¡Alerta, que caminan mujeres feministas por América Latina!”. Y advirtieron, a los saltos y entre risas cómplices: “¡Se cuidan los machistas, América Latina va a ser toda feminista!”.

El viernes 29 de septiembre, en el marco del Día Internacional por el Derecho al Aborto, miles de personas marcharon desde Plaza de Mayo al Congreso de La Nación. Con las mujeres al frente, la tarde se coloreó de verde. En los cuellos, en las cabezas, en las mochilas, en las muñecas, en las tetas o tapando las caras: los pañuelos verdes que representan la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto legal, seguro y gratuito lo cubrieron todo. La Campaña, que en la actualidad cuenta con la adhesión de 305 grupos, organizaciones, personalidades vinculadas a organismos de Derechos Humanos y diversos movimientos sociales y culturales, fue lanzada en el 2005. Aún hoy, doce años después, continúan las luchas y los reclamos hacia un Estado que elige mirar para otro lado.

Se estima que en el país se practican entre 370.000 y 522.000 abortos clandestinos al año. Estos datos, que provienen del Ministerio de Salud de La Nación, son aproximados ya que es difícil contar con cifras precisas sobre una práctica clandestina. En los hospitales públicos de todo el país se registran 53.000 internaciones por abortos al año. Estas cifras escalofriantes nos muestran una realidad: las mujeres abortan y, a causa de un Estado completamente ausente, la práctica se vuelve peligrosa por la falta de recursos económicos de muchas mujeres.

Según datos brindados por Economía Feminista, en Argentina un aborto clandestino puede llegar a salir entre $10.000 y $17.000 y las pastillas de Misoprostol cuestan más de $2500. A su vez, el 80% de las mujeres gana menos de $10.400 por mes y las más pobres no llegan a $1600. Aquellas que deciden no continuar con un embarazo y no pueden pagar un aborto, son empujadas a llevar adelante prácticas que ponen en riesgo sus vidas. “Criminalizar el aborto, es criminalizar la pobreza”, pintaron dos chicas con aerosoles verdes sobre el asfalto. Y así, resumieron en una sola frase una realidad que nos golpea de lleno en la cara.

LatFem5.jpg
Fotografía: Gala Abramovich para LatFem

Las mujeres entendimos que sentarnos a esperar que el Estado actúe mientras perdemos a nuestras compañeras no es una opción. La semana pasada, LatFem y Red de Mujeres impulsaron en Twitter el hashtag #JuntasAbortamos, en el que miles de mujeres contaron sus experiencias. La mayoría de los testimonios fueron de aquellas que brindaron apoyo y contención a amigas o conocidas durante las prácticas clandestinas. También existen organizaciones como Socorristas En Red que apoyan y acompañan a mujeres que deciden abortar. En el 2016, ayudaron a 3.799 mujeres. Estas muestras de sororidad ponen de manifiesto que frente a la desprotección y el desamparo del Estado, no estamos solas: nos tenemos a nosotras.

Las mujeres feministas comunitarias del pueblo maya quiché, un pueblo nativo de Guatemala, se refieren al cuerpo como primer territorio. En nuestros cuerpos territorios, somos nosotras las soberanas. Reivindicamos hoy y de una vez por todas, la libertad de decidir sobre ellos y sobre nuestras vidas. Así lo manifestaron cientos de mujeres el viernes en la movilización, danzando y cantando, revoleando los pañuelos, haciendo propia la lucha. Y celebrando. Celebramos que hoy ya no nos comemos la voz, después de siglos de violencia y opresión sobre nuestros cuerpos. Hoy decimos “este es mi territorio y soy yo quien decide”. Entonces sembramos flores en nuestros propios jardines, y tomamos las calles porque ya no tenemos miedo, porque ya no estamos solas. Y alzamos en nuestros cuerpos territorios una bandera: la de la libertad. Nuestro grito, lejos de ser apagado, seguirá escuchándose fuerte, hasta que esta sociedad deje de ser indiferente: ¡educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, ABORTO LEGAL para no morir!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s