33° Encuentro Nacional de Mujeres en Trelew: Estamos en lucha, estamos acá

Por María Delfina Casali
Fotografías por Rocío Escobar


 

DSC_7655.jpg

Juntas. En avión, en micro o en auto. A cara lavada o con las caras pintadas y llenas de brillos. Con bombos, banderas, pañuelos y carteles. A los gritos, cantando, con megáfonos, aplaudiendo o en silencio y con los ojos llovidos y el alma maravillada de estar ahí. El sábado 13 de octubre miles de mujeres provenientes de todas partes del territorio argentino se aglutinaron en la entrada del Autódromo Mar y Valle en Trelew para dar inicio al 33° Encuentro Nacional de Mujeres. Estaban juntas.

El paisaje, inmenso e imponente, fue el marco perfecto para la foto de las que trepaban hasta las partes más altas de la meseta y extendían sus banderas para plasmar ese momento en sus cámaras y teléfonos celulares. El sol apaciguaba levemente el viento frío que despeinaba y sacudía los pañuelos verdes colgados de los cuellos y las mochilas. El acto comenzó a las 10 hs. “¡Bienvenidas a Chubut! ¡Bienvenidas al Encuentro Nacional de Mujeres!”, gritó efusivamente una de las mujeres parte de la comisión organizadora. Los bombos estallaron. El encuentro más austral de la historia había comenzado.

DSC_7459.jpg

A partir de las 13 hs se extendió al costado del autódromo la feria gastronómica “Al horno el patriarcado” que tuvo propuestas de comida rápida e incluso opciones para las vegetarianas. Las organizadoras declararon que la idea de contar con esta propuesta de productos regionales surgió de la necesidad de asegurar que las casas de comida y restaurantes no colapsaran frente a la demanda. También tuvo lugar la feria de artesanas Evelyn “Moly Arte-Sana de sueños”. En ella participaron muchas mujeres del norte del país que viajaron alrededor de 48 horas con sus artesanías para estar presentes. A pesar de la gran concurrencia del evento, la mayoría no vendió tanto como lo esperaba.

Muchos grupos de mujeres no pudieron llegar a tiempo para participar del acto de apertura porque fueron detenidas en la ruta por personal de Control de Transporte. Desde las redes oficiales del Encuentro Nacional de Mujeres difundieron el hashtag #AlcenLasBarrerasENM para visibilizar la situación y expresaron: “Denunciamos y repudiamos los operativos de las fuerzas nacionales que prohíben llegar a las mujeres de diferentes partes del país, frenándolas en Bahía Blanca con abuso de requisas, para evitar que lleguen a Trelew”.

Los talleres: construcción colectiva

El sábado por la tarde y el domingo por la mañana y la tarde se desarrollaron los talleres. Quienes asistieron pudieron elegir entre 73 opciones distribuidas en 23 escuelas de Trelew. Las temáticas, diversas: educación, política, organizaciones sindicales, pueblos originarios, trabajo sexual, lesbianismo, familias, aborto, derechos humanos, relaciones de pareja… y la lista continúa. Algunos de ellos fueron tan convocados que tuvieron que dividirse en varias subcomisiones para llevarse a cabo.

La propuesta —que está lejos del modelo de enseñanza tradicional— es la construcción colectiva. En los talleres ninguna mujer monopoliza la palabra ni se erige frente a las otras como quien se cree dueña y señora de un saber absoluto. Cada una que se hace presente en los espacios tiene algo para compartir que merece ser recibido. La base es el respeto y la escucha. Y, sobre todo, el entendimiento de que de Norte a Sur y de Este a Oeste, a las mujeres de todo el territorio las unen las mismas problemáticas. Hace 33 años que todas las preguntas y dudas se amontonan en aulas de distintos lugares del país. Las respuestas las construyen ellas, organizadas y colectivamente.

Las propuestas culturales

Por las tardes, sobre la calle principal se extendió durante todo el fin de semana una gran feria de artesanías: ropa, accesorios, cuadernos, objetos de cerámica, parches, pines, stickers, libros y mucho más. Quienes tuvieron un rato libre pudieron llevarse su recuerdo de Trelew.

DSC_7731.jpg

El sábado por la tarde hubo actividades culturales de lo más diversas en Trelew, Rawson y Gaiman. A las 18 hs comenzó en el centro de la ciudad la marcha contra los Travesticidios y Transfemicidios. Por la noche las mujeres pudieron elegir entre dos opciones: una Fiesta Feminista Latinoamericana y el Festi Torta. Ambas tuvieron tanta participación que, llegado el momento, tuvieron que cortar el acceso porque los lugares ya no tenían más capacidad.

DSC_7532.jpg

El domingo por el mediodía también hubo distintas propuestas culturales. En Trelew hubo show de clown, música en vivo y comida en el Gimnasio Municipal N° 1. Por la tarde los pañuelos verdes brillaron frente al lago de la plaza central: cientos de mujeres exigieron el aborto legal, seguro y gratuito.

DSC_7556

Para el cierre del Encuentro, las organizadoras habían organizado una peña que, tristemente debido a los disturbios que tuvieron lugar durante la marcha, fue cancelada.

Vivir entre mujeres

En las plazas, en la calle, en los bares, en las escuelas… En todas partes: mujeres, travestis y trans desbordaron la ciudad de Trelew. En la calle, los grupos de amigas se separaban para asistir a los talleres elegidos y se unían a otras que buscaban la misma escuela. “¿Alguna va para la 5? ¡Vení con nosotras!”.

DSC_7456

En cada Encuentro la Comisión Organizadora se encarga de gestionar la disponibilidad de las escuelas de la sede y alrededores para que todas las mujeres asistentes puedan pasar las noches allí. Muchas viajaron acompañadas de sus hijos e hijas pequeños, porque “el Encuentro somos todas” y se llega sea como sea. Así, cada año, las aulas se convierten en habitaciones y las líneas de los gimnasios quedan completamente tapadas por aislantes, colchones inflables y bolsas de dormir. También los pasillos se convierten en asilo. Las mujeres se organizan para compartir enchufes, baños y pavas eléctricas para cargar los termos y que a ninguna le falte el mate.

DSC_7618.jpg

Durante todo el año en las aulas se aprende matemática, literatura, historia y química. Pero este fin de semana, en esas aulas se aprendió sobre sororidad.

Las nietas de todas las brujas: la marcha

DSC_8666

La piel se eriza por la energía que implica ver a miles de mujeres hermanadas y en manada. El domingo a las 18 hs comenzó la gran marcha que se hace todos los años en el Encuentro Nacional de Mujeres. El acuerdo de encolumnamiento colocaba adelante a la Comisión Organizadora, luego a la provincia de Chubut, al resto de las provincias de Sur a Norte, a los pueblos originarios, a la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto legal, seguro y gratuito, a las agrupaciones y por último a los partidos políticos. Participaron alrededor de 70.000 mujeres y duró 4 horas.

DSC_8432

Las calles en subida de la ciudad de Trelew permitían mirar para atrás y ver la marea interminable de mujeres. La postal ponía a temblar de emoción a cualquiera: estaban juntas. Las señoras salían a sus balcones y se asomaban por las ventanas para saludar a la multitud. Algunas lo hacían con pañuelos verdes o carteles. Las mujeres, al verlas, cantaban a los gritos: “Mujer, escucha: ¡únete a la lucha!”. Porque la marcha también es por y para las que están en sus casas. De una punta a la otra, las canciones se superponían. “Qué momento, qué momento, a pesar de todo les hicimos el Encuentro”, “Que se escuche, que se escuche, este territorio es de la nación mapuche”, “Somos las nietas de todas las brujas que nunca pudieron quemar”, “Aborto libre y legal ya”, “Abajo el patriarcado se va a caer”.

Además de banderas y megáfonos, las Socorristas en Red se destacaron por sus pelucas fucsias. “Somos mujeres feministas que abortamos”, decían sus remeras. María, parte de la organización, expresó: “Todas las colectivas feministas de Argentina que acompañamos mujeres a abortar estamos presentes en este Encuentro porque nos parece que es la forma de visibilizar todas las identidades de las mujeres y porque esta es la manera de reclamar por todos nuestros derechos. Uno de esos es el derecho al aborto legal, seguro y gratuito. A pesar de que no nos dieron la ley, de todos modos, el aborto va a ser legal. Sigue ocurriendo: las mujeres abortan y abortarán, de distintas maneras. Lo que no queremos es que sea de modo inseguro”.

DSC_7920

Memoria ancestral, Encuentro plurinacional

Sus gritos hicieron tambalear todas las estructuras hasta entonces conocidas. Con Wiphalas, banderas mapuches, máscaras y pañuelos azules con la inscripción “EPM” (Encuentro Plurinacional de Mujeres) cantaron con firmeza: “Este encuentro ya es plurinacional”. Uno de los reclamos que más se hizo escuchar en este Encuentro fue el pedido de evolución de “Nacional” a “Plurinacional”. Esto implica reconocer y visibilizar que hay varias naciones que forman un cuerpo dentro de una comunidad organizada.

El Movimiento de Mujeres Indígenas por el Buen Vivir emitió un comunicado en el que declararon haber sufrido atropellos por parte de la Comisión Organizadora. “Hubo repetidos maltratos durante todo el proceso de dicho encuentro incluyendo hasta en el último minuto del acto de cierre donde se nos niega el micrófono para poder compartir las conclusiones del taller”, detallan.

44199774_2285801351654359_6676158698898849792_o
Comunicado del Movimiento de Mujeres Indígenas por el Buen Vivir

A pesar de eso, el taller que llevaron a cabo (Mujeres por la libre determinación de los pueblos) fue uno de los que más convocatoria tuvo. Miles de voces de mujeres se sumaron a sus filas en la marcha y se adhirieron a sus reclamos.

Nélida, parte de la comunidad mapuche de Rosario declaró: “Que el encuentro sea plurinacional significa que pedimos que nos tengan en cuenta, no solo para la foto sino para todo. Fue una lucha muy grande para que la comisión organizadora nos tenga en cuenta para este encuentro. Creo que con ellas no hubo acuerdo, pero sí con un montón de organizaciones que nos bancaron”.

Por su parte Pía, parte de la Unión de Asambleas Ciudadanas, expresó: “Marcho con las hermanas del pueblo mapuche que están pidiendo por un Encuentro Plurinacional de Mujeres. Eso significa que se reconozca que este es un territorio plurinacional, previo al estado nación argentino. Entiendo que es una lucha en conjunto, donde todas las mujeres estamos padeciendo distintas formas de opresión”.

¡Marici weu!”, gritaban las mujeres de pueblos originarios que encabezaban la columna. “¡Marici weu!”, les respondían quienes las acompañaban. Es una palabra mapuche que significa: “cien veces venceremos”. Porque unidas y organizadas, ¡marici weu!

La autogestión del Encuentro

Elisa Menéndez, de la ciudad de Rawson, parte de la subcomisión de la organización de finanzas nos contó cómo fue la organización del 33° Encuentro Nacional de Mujeres. En primer lugar manifestó su conformidad y declaró: “Llegaron más mujeres de las que esperábamos. Hablábamos de 35.000 mujeres y, mirando las dimensiones de la marcha de ayer, estamos calculando que entran unas mil mujeres por cuadra cubrimos 8 kilómetros. Anduvimos cerca de las 70.000 mujeres. Para la distancia que hay desde La Quiaca, que es lo más lejos, cruzaron todo el país”.

Respecto a la marcha dijo que pasaron por los barrios más marginados de Trelew y que no tuvieron ningún tipo de inconveniente con los vecinos. Todo lo contrario: la gente salía de sus casas y saludaba, aplaudían, filmaban, alzaban carteles y pañuelos en señal de apoyo.

DSC_8962

Consultada por los incidentes de las mujeres que no pudieron llegar porque sus micros fueron detenidos en la ruta y por la represión sufrida en la marcha, Elisa expresó: “Desde el Gobierno Nacional hasta el Gobierno Municipal, no se salva ninguno”. Las organizadoras expresaron que autogestionar un Encuentro con la ciudad empobrecida y el gobierno en contra fue muy difícil. Creen que hubo una persecución política muy clara contra las mujeres. También manifestaron que los acuerdos pactados con la policía no fueron cumplidos y que la zona fue liberada, motivo por el cual hubo robos a escuelas, ataques y amedrentamientos.

“Todo lo que esta organización hizo fue a pulmón y con la beneficencia de las mujeres que vinieron. El poder polÍtico quedó totalmente afuera. Chubut fue el primero en hacer el Encuentro más austral y en una ciudad chica que no tenía la capacidad suficiente para albergar a todas las mujeres”, concluyó Elisa. A pesar de los inconvenientes, las organizadoras eligen quedarse con la imagen de la multitudinaria marcha: miles de mujeres abrazadas diciendo “estamos acá”.

El regreso

El lunes 15 de octubre tuvo lugar en el Autódromo Mar y Valle el cierre del 33° Encuentro Nacional de Mujeres. Como en todos los anteriores, se propusieron las sedes para el próximo Encuentro y se votó por aplauso. La primera propuesta fue que se hiciera en Capital Federal, pero no hubo suficiente consenso. La segunda fue la ciudad de La Plata. Las presentes estallaron en aplausos y gritos, coronando así a La Plata como la sede del 34° Encuentro Plurinacional de Mujeres.

Por las calles de Trelew había carteles que aseguraban: “Ninguna mujer vuelve siendo la misma”. Y claro que no. La lucha y la organización que se vive en los Encuentros Nacionales de mujeres empoderan a cada una que participa. Es el abrazo sororo con otras mujeres lo revolucionario. Que ya no están solas: están juntas.

Las mujeres se despidieron diciéndose “¡Nos vemos en La Plata, compañera!”. Después se subieron a sus micros y dejaron atrás el paisaje. Allá se fueron ellas: las nietas de las brujas, las tortas, las locas, las rebeldes, las poderosas… Las que desandan las eternas dictaduras sobre los cuerpos y las vidas, volviendo a construir desde los cimientos un mundo en donde entremos todas.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s