Vivir en la espera

Por Mercedes Pappa

Esperar: detener el movimiento o la acción hasta la llegada u ocurrencia de algo.

Un año después, las esposas todavía esperan. Podría ser la trama de una película dramática un poco trillada, pero es real. Desde hace exactamente 365 días, las mujeres de los tripulantes del ARA San Juan no saben nada sobre sus maridos. Dónde están, qué pasó, si volverán. A diferencia de muchos espectadores de noticieros argentinos, ellas no imaginan lo peor: “No están fallecidos, están desaparecidos”, dice Andrea Mereles, esposa de Alfaro Rodríguez.

andrea mereles
Andrea Mereles posa con una bandera argentina frente a la Base Naval

En Argentina, la palabra “desaparecido” tiene una connotación histórico-social ineludible: “ni muerto ni vivo”. El Dr. Enrique Stein, psiquiatra que acompañó a los familiares de los tripulantes desde aquel 15 de noviembre, reconoce una clara diferencia con esta figura tan emblemática en el país pero advierte una similitud: en este caso, también hay algo que no está presente, una pérdida que no es tangible, y esa falta le impide al familiar darle un cierre a la vivencia. “Nuestro mundo psicológico funciona como una especie de circuitos que se abren y se cierran permanentemente, y cuando algo queda abierto, aparecen síntomas distintos: ansiedad, pérdida de sueño, sentimiento de culpa”, asegura.

Marcela Moyano, esposa de Hernán Rodríguez, conoce bien esos síntomas. Es docente de primaria pero aún no pudo volver a dar clases. “Hay cosas que todavía tengo que tratar de manejar, pero no puedo… estoy con tratamiento psicológico”, dice. Lo mismo le sucede a Marcela Fernández, esposa de Alberto Cipriano Sánchez. Trabajó durante 20 años como administrativa en un hospital privado de la comunidad, pero dejó de ir desde el 15 de noviembre de 2017. Prácticamente no sale de su casa más que para hacer un trámite. “Paso días enteros tirada en la cama”, se lamenta. Si bien asegura no estar atravesando un duelo, admite que su vida se paralizó. Como la de Andrea, quien dice sentirse estancada desde aquella noche en la que el jefe de su marido la llamó para decirle que el submarino había tenido un problema de comunicación pero que estaban contactándose con cada familiar para que no se preocupasen al respecto. Andrea no pudo dormir. Dio unas cuentas vueltas en la cama, intranquila, y con un mal presentimiento. Entró a Facebook, pero no vio la noticia de que el submarino había desaparecido. Se enteró recién a la mañana siguiente, cuando el novio de su hija llamó a la joven para decirle que prendiera la tele, que estaban diciendo que el ARA San Juan no aparecía. “Cuando mi hija me lo dijo, se me nubló todo. No entendía lo que estaba pasando. Me tomé un remis y me fui a la Base Naval. Cuando llegué, estaban todos los medios. Nunca había visto algo así. Ahí me di cuenta de que era grave el asunto”, relata Andrea.

Marcela Moyano
Marcela Moyano junto a su esposo Hernán Rodríguez

Durante seis meses, las esposas -junto con otros familiares- no durmieron en sus camas. Pasaron todas esas noches tiradas en los sillones del Casino de Oficiales de la Base Naval de Mar del Plata. Fueron días difíciles. El ministro Aguad y el Presidente Macri visitaron la Base alguna que otra vez, pero siempre impusieron sus propias reglas: nada de celulares, un solo familiar por tripulante, y así… Ante el sentimiento de desamparo y la desatención estatal, Marcela Fernández alzó su voz desesperada: Tenemos que acampar en la Plaza de Mayo, dijo. Le costó convencer a algunos familiares, pero finalmente decidieron encadenarse en la histórica plaza para exigir la contratación de una empresa con mejor tecnología para la búsqueda. Lo lograron -después de 52 días los atendieron detrás de unas rejas-, y eso los hizo respirar aliviados, al menos por un tiempo. Pero no saben qué pasará una vez que terminen los 60 días operativos.  “Creo que se viene otra lucha para que no dejen de buscar al submarino”, opina Marcela Moyano.

marcela fernandez
Marcela Fernández y sus hijos luchan por la aparición de Alberto Sánchez Cipriano

Cada mañana cuando se levanta, Marcela Moyano mira las fotos en la mesa de luz de su marido y le pide por favor que le dé fuerzas para seguir buscándolo. Marcela Fernández siente que su marido está vivo y lo espera a cada segundo porque cree que volverá. Pero no todas las experiencias son iguales: según el Dr. Stein, otros familiares ya iniciaron el proceso legal para obtener el acta de defunción de su ser querido. Insiste en que si bien el fenómeno es el mismo -todos están enfrentando la “pérdida” de una persona a quien amaban-, el mundo interno de cada individuo afectado y el vínculo que mantenía con el tripulante difiere totalmente. Por ejemplo, otra de las esposas, Carina Funes, contó en una entrevista que su marido “se le apareció” más de una vez a ella y a otros parientes y les pidió que por favor dejaran de buscarlo.

De un día para el otro, estas mujeres se quedaron sin una parte sustancial de sus vidas, y resulta tan doloroso como si les hubieran amputado una parte del cuerpo. “Mis días son una agonía”, afirma Marcela Fernández. “Los fines de semana veo que todos salen en familia, programan un plan para el día lindo… para nosotros se terminó todo”. El Dr. Stein cree que hay dos elementos importantes para la recuperación: el conocimiento de la verdad y el reconocimiento de la sociedad a la labor de los submarinistas. Pero Andrea Mereles no coincide en este último punto. Cree que aún es muy temprano para homenajear a los tripulantes porque “ellos todavía no son héroes de patria, sino que están desaparecidos”. Y alza una bandera que muchas esposas también sostienen: “Hoy el mejor homenaje que se puede hacerles es seguir buscándolos, encontrarlos y traerlos de regreso estén como estén”.

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s