Belén López Peiró: “Por qué volvías cada verano pone sobre la mesa un tema que antes muchas personas no estaban dispuestas a escuchar”

Por Mercedes Pappa

Foto de portada por Giuliana Scardapane

 

Si juzgáramos Por qué volvías cada verano por la tapa, estaríamos cometiendo un error grave. Porque el paisaje manso y apacible de la portada nada tiene que ver con su contenido, con ese texto duro que Belén López Peiró supo construir en un taller de escritura dictado por la escritora Gabriela Cabezón Cámara

tapa por que volivas
Tapa de Por qué volvías cada verano

El relato del abuso sexual que sufrió por parte de su tío durante cada verano en Santa Lucía es crudo y directo, es gráfico y explícito, no se esconde bajo eufemismos. El libro no tiene un único narrador, sino que se construye a partir de una multiplicidad de voces: la de la autora, la de su madre, la de su tía, la de su prima, incluso la de la Justicia. Cada una de ellas -algunas muy crueles- entreteje el detrás de escena de una situación desgarradora que se reitera en muchos casos de abuso.

¿A qué atribuís el éxito del libro?

Me parece que las repercusiones de Por qué volvías tienen que ver con un contexto social que lo hace posible. Si lo hubiera publicado diez años atrás -o incluso cinco años atrás- no habría sido lo mismo. Creo que la principal diferencia es que hoy hay lectores y lectoras que están dispuestos a leer un relato así, que es crudo, que va al hueso, que no da rodeos y que es como un golpe. Esto pone sobre la mesa un tema que quizás antes muchas personas no estaban dispuestas a escuchar, y hoy sí, e incluso están dispuestas a hablar y hacerse preguntas. Creo que eso es lo que hace Por qué volvías: genera más y más preguntas.

¿En qué momento decidiste publicar? ¿Fue durante el proceso de escritura?

El texto estaba en proceso. Yo leí por primera vez en la Feria del Libro 2017. Y a partir de eso, me invitaron a un programa de radio y esa transmisión la escucharon los editores de Madreselva. Me hicieron la propuesta de publicar con ellos, y ahí empecé a pensar en la posibilidad de publicar, porque antes no estaba en mis planes. Ellos me acompañaron mucho, me motivaron a hacerlo, y así le di más forma de libro a todo lo que había escrito. Me encargué de la edición, del orden y de la coherencia también porque hasta ese momento solo tenía textos sueltos. Hice un trabajo más fino que es el que finalmente se publicó.

¿Te generó miedo o dudas publicar sabiendo que el texto era tan crudo y que posiblemente tus familiares lo leerían?

Sí, ni hablar. Ese miedo estaba, pero después entendí que yo ya había transitado situaciones difíciles, y no podía encargarme además de cuidar a las demás personas, no podía hacerme responsable del dolor ajeno. También sabía que si las personas que estaban a mi lado -familiares, amigos- realmente me querían, iban a  entender mi decisión y me iban a acompañar. Y así pasó, lo cual fue muy importante para mí.

¿Cómo fue vivir el proceso de escritura acompañada por otras mujeres?

Fui acompañada por la tallerista Gabriela Cabezón Cámara y otras dos compañeras de taller y amigas: Carolina Cobelo -que publicó hace poco La insurgencia– y Victoria Baigorri. Ellas me acompañaron en todo el proceso del libro, fueron conmigo a buscar los fragmentos de la causa a San Pedro para agregarlos a la novela… La realidad es que esta compañía fue muy valiosa porque a veces la hoja en blanco, la indecisión y los miedos me frenaban y ellas me motivaban a seguir adelante.

foto 1 belen lopez peiro
Fotografía de Belén López Peiró por Facundo Barisa

El hecho de que muchas mujeres hayan tomado tu texto como un manifiesto, o incluso se hayan sentido motivadas a contar sus propias historias de abuso a partir de tu testimonio, ¿te hace sentir de alguna manera responsable?

Al contrario. Siento que lo que yo hice fue escribir un texto que reconstruye mi historia y que, a su vez, fue una herramienta para transitar esta situación. Creo que de lo que sí soy responsable es de haber creado esa herramienta que también puede servir a otras mujeres… pero “responsable” me suena a culpable, y son palabras muy impuestas que no me nombran. Creo que soy una más de millones de mujeres que fueron abusadas y violadas y que estamos intentando ponerle voz a esta situación que nos silencia, que nos reduce, que nos revictimiza. Me parece que soy una más de todas las mujeres que están rompiendo con estos esquemas y alzando la voz.

Una de las mujeres que se sintió inspirada a partir de Por qué volvías fue Thelma Fardín. Desde tu rol de periodista y comunicadora, ¿qué pensás del tratamiento mediático que se hizo de su denuncia?

Creo que las periodistas debemos asumir la importancia que tiene nuestro rol al ser mediadoras entre lo que sucede y las personas. Me parece que los medios son una institución más de la sociedad, son estrictamente patriarcales. Pero cada vez surgen más medios independientes, o incluso mujeres que son periodistas de género y trabajan en los medios grandes e intentan romper con esta comunicación tan revictimizante para las mujeres. Si bien todavía se reiteran malas coberturas y títulos dolorosos que siguen cuestionando a las mujeres, creo que cada vez hay más periodistas que se animan a tratar los casos de otra manera, y de los que creo que los medios grandes pueden aprender. Me parece que esto es lo más valioso que sucedió.

La tapa del libro es una pintura que vos misma hiciste. ¿Por qué la elegiste, qué simboliza?

Hice esa pintura cuando estaba en el colegio, de adolescente, y la colgué en mi casa. La pintura es uno de mis asuntos pendientes. Cuando estábamos buscando posibles tapas para el libro, un día entré a mi casa, vi el cuadro y me di cuenta de que lo había pintado a los 14 años, y que había sido una forma de expresar como pude lo que me estaba pasando. Retraté la entrada del pueblo, esos dos arbustos que cruzan el camino, la inmensidad de esa pradera, del cielo… me parece que le pone imágenes a algo que yo estaba atravesando. Y sentí que tanto la pintura como el texto tenían un valor importante porque los dos hacían algo bello de una situación que a mí me genera mucho dolor.

¿Cuáles son tus próximos proyectos?

Estoy siempre escribiendo. Es lo que me apasiona. Estoy escribiendo tanto ficción como no ficción. Es realmente mi modo de vida y lo que quiero hacer.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s