Qué es el test de VPH y cómo ayuda a prevenir el cáncer de cuello de útero

Por Mercedes Pappa

Según la Organización Mundial de la Salud, en 2018 hubo 72 mil mujeres diagnosticadas con cáncer cervicouterino en la región de las Américas, y casi 34 mil murieron por esa causa. La socióloga y especialista en Salud Pública Silvina Arrossi considera que “es una enfermedad que ya no debería existir, como el Cólera, porque es sumamente prevenible.” Sin embargo, las estadísticas no son alentadoras. ¿A qué se debe?

Las causas del cáncer cervicouterino

Portar el Virus de Papiloma Humano, más conocido como HPV, es un factor necesario pero no suficiente para que se dé el cáncer de cuello de útero. Se trata de un virus de transmisión sexual que es altamente prevalente y con el que casi todos -tanto hombres como mujeres- entramos en contacto en algún momento de nuestras vidas. Sin embargo, en más del 95% de los casos el virus es transitorio, es decir que es eliminado de manera espontánea por el sistema inmunológico.

Pero, ¿qué sucede con el 5% restante que no lo elimina de forma natural? Esas personas desarrollan un virus persistente, lo que significa que podría generar lesiones precancerosas dentro de 10 ó 20 años. Si estas lesiones no se tratan, pueden derivar en un cáncer.

Por qué el PAP no es suficiente para prevenir este cáncer

“Cuando una mujer se hace un estudio como el PAP o el test de VPH, se puede detectar una enfermedad precancerosa, que se puede tratar y curar para evitar el cáncer. Es el único cáncer para el cual hay ese nivel de conocimiento y de herramienta tecnológica”, dice Arrossi. Si esto es así, ¿por qué tantas mujeres padecen la enfermedad?

Según la Doctora, hay una gran parte de la población de mujeres que no accede al PAP por varios motivos: cuestiones culturales, factores subjetivos, desconocimiento del problema, pudor, miedo al cáncer y rechazo a la consulta ginecológica, entre otros. Algunas mujeres mayores creen que el VPH solo puede contagiarse en la juventud y que ante la ausencia de relaciones sexuales o de menstruación desaparece el riesgo. Esta creencia tan extendida es totalmente errónea: uno de los principales factores del cáncer cervicouterino es la edad, y prevalece especialmente entre las mujeres de 50 a 60 años.

Por otro lado, Arrossi identifica una gran desorganización del sistema de salud, que no se adecúa a las necesidades de las mujeres y actúa como un expulsor de esta población. Ellas deben hacerse el tiempo para ir al ginecólogo, que tal vez le dé un turno para dentro de mucho tiempo, o incluso no tenga el instrumental necesario para realizar el PAP. “Nosotras hicimos una experiencia en Jujuy y permitimos que las mujeres pudieran acudir al sistema de salud los fines de semana, lo cual aumentó mucho la afluencia de quienes no podían ir en la semana”, relata la socióloga. Los resultados de esa investigación fueron publicados en la revista científica The Lancet.

Cómo se aplica el test de VPH y en qué se diferencia con el PAP

El test de VPH se aplica a partir de los 30 años para determinar si la mujer sufre una infección de alguno de los 13 virus oncogénicos de alto riesgo. Si se detecta que una mujer es VPH positivo y sufre una lesión, se practica una colposcopia y una biopsia, y si esta da positiva, se trata para evitar el cáncer. Pero si el resultado del examen es negativo, la mujer tiene un margen de seguridad de cinco años hasta volver a realizar el test.

Esta es una de las principales diferencias con el PAP. Dado que la sensibilidad del PAP es bastante más baja, es un examen que hay que hacer una vez por año. En cambio, el test de VPH tiene un alto valor predictivo, por lo que la probabilidad de que un negativo sea un falso negativo es muy baja. Esto también resulta un beneficio para la salud pública: los recursos ahorrados en realizar un PAP cada año a todas las mujeres pueden ser utilizados en tratar a aquellas a las que se les identificó una lesión. En definitiva, el test de VPH es más efectivo y menos costoso que el PAP.

Por otro lado, el test de VPH se lo pueden hacer las propias mujeres en sus casas. “Una señora en la Quebrada de Humahuaca no se hacía un PAP desde hacía 20 años porque decía que le daba vergüenza ir al ginecólogo y luego cruzarlo a él en el negocio del barrio”, relata Arrossi. Y comenta que para esta mujer, la autotoma es verdaderamente una solución, porque los agentes sanitarios le llevan el test a la casa, le explican cómo hacerlo, la esperan -toma tan solo tres minutos- y luego lo llevan al centro de salud y de ahí al laboratorio. Según la Doctora, “es una manera de reducir dramáticamente las barreras de acceso al sistema de salud, mientras que el PAP implica una organización logística mucho más compleja”.

test VPH
Gráfico explicativo sobre cómo realizar una autotoma

En qué lugares se puede realizar el test de VPH

El test de VPH se puede realizar en el sistema público de salud de Jujuy, Misiones, Catamarca, Neuquén, Tucumán, Chaco, Corrientes y algunos municipios de la provincia de Buenos Aires (Florencio Varela, La Matanza, Tres de Febrero, Ituzaingó, Morón y San Martín). No en todos estos lugares se realiza la autotoma, eso depende de la organización de cada jurisdicción. En general, hay promotoras que visitan las casas de las mujeres socialmente vulnerables y les proponen realizarse el test. Pero cualquier mujer puede dirigirse a un hospital público para que un profesional le realice el test de VPH, o acceder al test -pago- en una clínica privada. Existe un plan de escalamiento a nivel nacional, pero avanza a un ritmo lento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s