Tomás Balmaceda y el arte de publicar un libro sobre filosofía

Por Mercedes Pappa

Tomás Balmaceda, más conocido como @capitanintriga, es periodista, filósofo y especialista en cultura pop. Este año lanzó el libro #Piénsalo, un recorrido por los 10 temas más recurrentes de la Filosofía. Enterate en esta entrevista de cuáles fueron los capítulos que más disfrutó escribir, cuáles le costaron más y qué temas tuvo que dejar afuera.

¿Cómo se te ocurrió escribir el libro y cómo fue el proceso de escritura?

#Piénsalo es mi primer libro hecho a pedido. Con mis libros anteriores, la idea había sido mía y yo me acerqué a las editoriales para ver si les interesaba. Esta fue la primera vez que el proceso se dio al revés. Me escribió Carolina Di Bella, de Ediciones Lea, diciéndome que quería hacer un libro de filosofía para adolescentes, y tras muchas idas y vueltas, finalmente terminó siendo lo que es el libro hoy: una especie de manual para los que quieran conocer el territorio de la filosofía y nunca hayan tenido un acercamiento formal o hayan tenido acercamientos desordenados. La idea es que este mapa ordene un poco.

piénsalo
Tapa del libro #Piénsalo

¿El público objetivo entonces son las personas jóvenes?

La idea original era dirigirlo a adolescentes y a medida que fuimos trabajando nos dimos cuenta de que el público al que apuntábamos en realidad eran las personas que se interesan por la filosofía pero que quizás nunca encontraron una vía de acceso sencilla. Eso pasa especialmente con los jóvenes (y por eso hay muchas referencias a series y películas), pero el libro no se restringe a ellos. Yo creo que traté de mantenerlo lo más abierto posible para cualquiera que por lo menos tenga curiosidad.

De todas formas, hice todos mis esfuerzos para no subestimar al lector. Porque por lo general con la filosofía hay dos extremos: o te metés en algo muy específico que te expulsa o ves algo demasiado sencillo que no presenta dificultad. Yo traté de encontrar un punto medio y de contar el entorno en el que cada pensador vivió. Uno no puede pensar aisladamente a Platón o a Sócrates sin entender que para ellos las mujeres eran inferiores que los hombres. Intenté mostrar esos contextos para que pudieran dialogar con lo que sucede hoy.

¿Cómo definirías el libro?

Yo lo veo como un mapa del territorio filosófico. Trata sobre 10 temas que yo llamo los Greatest Hits de la filosofía, los que siempre aparecen y están presentes desde hace siglos en el pensamiento de hombres y mujeres. El amor, la muerte, la libertad, la existencia de Dios, quiénes son personas, para qué sirve el lenguaje, qué es la identidad… A mí me interesa plantear el problema y ver cuáles fueron las respuestas principales que se dieron en la historia.

No es exhaustivo, en el sentido de que no aparecen todas las ideas sobre cada tema, pero traté de que sea representativo de las corrientes principales y que se escapara de los cánones tradicionales. Busqué combinar autores clásicos con autores contemporáneos. Pretendo plantear más preguntas que respuestas. Aunque hay muchas respuestas, ninguna es definitiva. Además, al final de cada capítulo hay una sección en la que tiro puntas de cómo seguir leyendo para la persona que se interesó por algo en particular y cuáles son las fuentes ideales para ir a buscarlo.

¿Qué fue lo que más te interesó y lo que más te gustó escribir?

Por un lado, el que más me interesa es el capítulo de la mente porque es el área en la que yo trabajo. Es quizás el caso más complejo. A mí me daba un poco de miedo ponerlo segundo pero mi editora me convenció. Y de manera sorpresiva, el capítulo que más me gustó escribir fue el de la muerte. Nunca fue un tema que me haya apasionado, pero voy a cumplir 40 en dos años e increíblemente ese capítulo me entretuvo mucho.

¿Y el capítulo que más te costó?

El del amor. Yo soy gay y estoy casado, por lo que tengo un tipo de vida diferente al de otras personas, pero a la vez muchas veces elijo cosas muy tradicionales. En lo personal nunca fui muy celoso ni posesivo, siempre tuve vínculos muy sanos afortunadamente. En ese sentido, me costó mucho acercarme al tema porque veía que muchas de las opciones eran el amor con una sola persona, o a una persona de otro género, o que involucra la posesión, y yo creo que hay que romper con todo eso.

La forma que encontré de hackear el capítulo fue introduciendo la noción de la amistad, porque es un tipo de amor que a veces nos olvidamos. Hubo muchos filósofos a lo largo de la historia que hablaron de crear comunidades de afecto y cariño, y creo que es muy violenta la idea de que tenemos que encontrar una media naranja para completarnos. Si analizo el concepto de amor, tengo que empezar por desarmar la idea de que el único amor es el de pareja. Creo que la gente más joven está entendiendo esto mucho más que mi generación.

¿Qué temas tuviste que dejar afuera?

Varios. El tema del tiempo, por ejemplo, que es uno que a mí siempre me costó mucho. En la facultad cuando tenía que rendir finales sobre eso me enloquecía. Me obsesionaba tanto que hice cursos para entenderlo. Otra cuestión que siempre me interesó fue la de la conciencia, pero tuve que dejarlo afuera porque no podía desarrollarlo mucho. Muchas cuestiones vinculadas al derecho, lo que es justo o no, también quedaron afuera. En el capítulo de persona me meto con la ética animal, que era un tema que no conocía del todo, y me pareció que eso se podría desarrollar mucho más en un capítulo aparte. Elegir solo 10 temas es enloquecedor y muy desafiante, pero siento que agarré los grandes éxitos.

¿Te dio miedo publicar un libro de filosofía?

Sí, totalmente. Tengo otros libros pero no están vinculados a esto. De alguna manera, mantenía las quintitas separadas: el periodismo por un lado y la filosofía por otro. A mí siempre me interesó la divulgación y me atrajo mucho la idea de ser parte de ese camino. En Argentina hay personas que lo hacen pero no tantas como en otros lados o no representan los intereses que yo tengo. Pensé que la invitación a escribir el libro era una manera de traer a aquellos autores o corrientes que no tienen mucha representatividad y que creo que valen la pena. Traté de ser lo más intelectualmente honesto posible y hacer un libro que pueda interesar a las personas sin perder rigurosidad.

¿Podrías recomendar una serie actual que verse sobre alguna de estas temáticas?

balck mirror

Yo estoy convencido de que la ficción es una gran herramienta filosófica. No voy a ser muy original pero para mí la serie que está hablando de todos estos temas hoy es Black Mirror. Tiene un punto de vista crítico del mundo muy interesante. Entiende la tecnología como una parte más del ámbito en el que vivimos y como algo que puede generar adicción. Tenemos que hacernos cargo de que lo primero que hacemos cuando nos despertamos es ver Instagram. Me gusta que Black Mirror habla de la resaca de esa adicción, porque siempre la tecnología aparece como algo que ya está dado, y no se ven las consecuencias.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s