Cepo cambiario: ¿la forma de domesticar al dólar?

Por Mariana Caramuti

Tiempo de lectura: 3 minutos

Septiembre empezó en Argentina con el regreso de una bendición -o de un fantasma- para muchos. El domingo 1 de septiembre, a través del Decreto 609/2019, el presidente Mauricio Macri confirmó la vuelta del cepo cambiario a los mercados de divisas.

Desde ese entonces, el temor por un nuevo corralito hizo que los primeros días después de la medida, los bancos se llenaran de pequeños ahorristas reclamando extraer los dólares de sus cuentas. Mientras tanto, el resto de los mortales nos preguntábamos, ¿por qué tanto alboroto? ¿A qué se debe este regreso del cepo y por qué el gobierno decidió domar al dólar con esta vieja receta?

¿Qué es un cepo cambiario?

Según el economista Federico Moll, el cepo o control de cambio es cuando uno no puede “acceder al mercado cambiario con total libertad”. Esto significa que a los ciudadanos se los limita para la compra-venta de monedas extranjeras, que en nuestro caso la divisa de referencia es el dólar. Según Moll, “lo que se puede hacer en este caso es comprar una determinada cantidad [de dólares] dependiendo las condiciones vigentes”.

No obstante, como suele suceder cuando se limitan los movimientos de algún mercado, se abre un mercado ilegal o paralelo. En el caso del dólar, ese mercado negro llama a su producto dólar blue. Acá la diferencia con el dólar oficial es que, según Candelaria Botto, “como en todo mercado ilegal, el precio suele ser más caro”. Así, para Botto, la única regla en la compra-venta del dólar blue, es que “cuanto más difícil sea conseguir dólares oficiales (los que se compran en el banco o en casas de cambio) más brecha va a haber entre el dólar legal minorista y el blue.

El precio del dólar blue, un día después del regreso del control de cambios.
El precio del dólar blue, un día después del regreso del control de cambios.

¿Para qué un cepo cambiario?

La realidad es que ningún país llega a poner controles al mercado de divisas porque le pinta. El cepo cambiario es consecuencia de una serie de causas que llevan a que un gobierno intervenga en el mercado para que la economía no siga desplomándose. Esto es exactamente lo que pasó en Argentina.

El control de cambios establecido por Macri se dio porque para fines de agosto, la situación económica era muy compleja. Fue en ese momento que se dio el anuncio de “reperfilamiento de la deuda pública. Según Candelaria Botto, este reperfilamiento o “default selectivo“, se basó en la extensión de plazos de vencimiento de las Letras del Tesoro Nacional (LETES), que son instrumentos de deuda a corto plazo y son liquidados por un precio superior -lo cual genera una ganancia-.

Cabe aclarar que este reperfilamiento se hizo de forma tal que no se afecte a quienes poseen estos instrumentos o LETES -que suelen ser más que nada personas físicas y no jurídicas, como los bancos, organismos privados y públicos, etc-. Esto se hizo con el fin de que no se siguiera corriendo al dólar por parte de la presión de los fondos comunes de inversión, compuesto tanto por esas personas físicas como por instituciones.

Según lo que explica Federico Moll, con el anuncio de reperfilamiento de la deuda pública, estos fondos comunes de inversión se iban a desarmar, lo cual representaba que al menos 800 mil millones de pesos iban a volcarse al precio del dólar, subiéndolo astronómicamente. Sumado a eso, el gobierno tuvo que contemplar otra contra, que era que se acercaba el principio de mes, con lo cual la gente iba a cobrar sus salarios y posiblemente quisiera cambiar sus pesos por dólares. “En ese marco había dos opciones: o no poner el cepo y dejar que toda esa demanda cayera al dólar y el precio subiera mucho, o contenerla de alguna manera. Entonces decidieron, en vez de contenerla por precio, contenerla por cantidades”, afirma el economista.

Contener el dólar por cantidades significó volver al cepo cambiario. Este nuevo cepo se caracteriza por el límite de retiro de 10.000 dólares mensuales para personas físicas, y también la necesidad de las grandes empresas a tener autorización del Banco Central de la República Argentina (BCRA) para operar con grandes sumas de divisas. Además, esta nueva medida “obliga a las exportadoras a liquidar todo lo que no habían exportado antes, con lo cual hay un montón de dólares que se volcaron al mercado“, según Moll.

La posta es que al gobierno de Mauricio Macri no le salieron las cosas como ellos esperaban. Esto los llevó a negociar o a ceder en varias cuestiones que no estaban dispuestos a consensuar. El control de cambios fue uno de ellos, pero aun así la prioridad de Cambiemos en este momento es clara: quieren dejar de tomar medidas que impacten al ciudadano común para tener una mejor elección en octubre, o al menos para tener una transición pacífica. “Llegaron a un default leve que no impacta sobre las personas físicas y a un cepo muy leve que tampoco impacta sobre ellas, en este punto es una medida con la que el gobierno se siente cómodo“, opina Moll.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s