Un corcho y una botella: un invento

Dos señores en una sala de espera aguardan al obstetra. La puerta del consultorio se abre y el médico los invita a pasar. Caminan haciéndose paso entre caras curiosas y entran. Uno de ellos saca de su maletín una botella de vidrio con un corcho adentro y una bolsa de plástico. Lentamente comienza a introducir la bolsita adentro de la botella, luego le da aire como si inflara un globo y empieza a tirar de la misma despacio. El médico observa en silencio y expectante. El corcho sale de adentro de la botella junto con la bolsa y cual mago que concluye con su truco y mira a su público atento, el hombre que acaba de realizar la demostración explica: “Creo que esto puede servir para facilitar el parto”.

La libertad no se mancha

“Te voy a hacer sentir mujer, forra lesbiana”, le dijeron. La golpearon. Ella juntó fuerzas, sacó el cuchillo que tenía escondido y tiró un puntazo. Uno de los atacantes murió. Ella estuvo presa 8 meses por defenderse. Esta es la historia de Higui.